Biofilia - Un vínculo con la naturaleza

biofilia

En el mundo moderno, donde las ciudades crecen y la tecnología nos rodea, el término «biofilia» ha emergido como una respuesta a la desconexión cada vez mayor entre los seres humanos y la naturaleza. La biofilia, un concepto que se ha vuelto crucial en el diseño, la arquitectura y la psicología ambiental, describe nuestro innato deseo de conectarnos con el mundo natural. En este artículo, exploraremos qué es la biofilia, cómo se manifiesta en nuestra vida cotidiana y por qué es esencial para nuestro bienestar.

 

Definiendo la Biofilia: Un vínculo innato con la naturaleza

La biofilia, término acuñado por el biólogo Edward O. Wilson en la década de 1980, proviene de las palabras griegas «bios» (vida) y «philia» (amor). Se refiere a la conexión innata y emocional que los seres humanos experimentan con la naturaleza y otros seres vivos. Esta conexión es parte fundamental de nuestra evolución como especie, ya que durante miles de años dependimos directamente de la naturaleza para sobrevivir.

Son muchas las manifestaciones de la biofilia en neustra vida cotidiana. Por ejemplo:

  • Espacios verdes urbanos: La presencia de parques, jardines y áreas verdes en entornos urbanos responde directamente a la biofilia. Estos espacios proporcionan lugares de descanso y recreación, donde la gente puede experimentar la naturaleza incluso en medio de la ciudad.
  • Diseño arquitectónico biofílico: El diseño arquitectónico biofílico incorpora elementos naturales en la construcción, como luz natural, vegetación y materiales orgánicos. Edificios que incluyen jardines verticales, techos verdes o paredes de agua no solo son estéticamente agradables, sino que también fomentan la conexión con la naturaleza.
  • Uso de materiales naturales: La elección de materiales naturales en la construcción y el diseño de interiores, como madera, piedra y cerámica, es una manifestación de la biofilia. Estos materiales crean ambientes que evocan la sensación de estar en entornos naturales, generando una conexión más profunda.
  • Incorporación de agua: La presencia de agua, ya sea en forma de fuentes, estanques o simplemente un acuario, es otra manifestación de la biofilia. El sonido del agua fluyendo y su presencia visual tienen un impacto tranquilizador y conectan con nuestra afinidad innata por los entornos acuáticos.
  • Experiencias al aire libre: Participar en actividades al aire libre, como caminar por senderos naturales, practicar deportes en parques o simplemente disfrutar de un día en la playa, son formas directas de satisfacer la biofilia. Estas experiencias nutren nuestro deseo de interactuar con la naturaleza.
  • Uso de plantas en el interior: La introducción de plantas en espacios interiores, conocida como jardinería de interior, no solo mejora la calidad del aire, sino que también crea ambientes más relajantes y equilibrados. Las plantas de interior ofrecen un recordatorio tangible de la conexión que compartimos con el reino natural.

 

Jardines verticales y su relación con la Biofilia

La relación entre la biofilia y los jardines verticales es un testimonio vibrante de cómo la conexión innata con la naturaleza puede ser elevada a nuevas alturas, literalmente. Los jardines verticales, también conocidos como muros verdes, no solo son una expresión estética, sino una implementación concreta de la biofilia en entornos construidos. Aquí exploraremos cómo estos oasis verticales encarnan y fortalecen nuestro vínculo biofílico.

Los jardines verticales son un ejemplo tangible de cómo la biofilia se integra en el diseño urbano. En entornos urbanos densos, donde el espacio horizontal es limitado, estos jardines proporcionan una solución efectiva para incorporar la naturaleza en estructuras verticales, convirtiendo paredes grises en lienzos vivos.

Los jardines verticales permiten una diversidad de plantas que pueden no ser factibles en espacios horizontales limitados. Desde helechos colgantes hasta suculentas y enredaderas, la variedad de especies en un jardín vertical crea una experiencia rica en biodiversidad que satisface nuestra conexión intrínseca con la naturaleza. Todo eso sin mencionar la cantidad de beneficios ambientales, personales y sociales que suponen los jardines verticales en los entornos urbanos.

Los jardines verticales no conocen límites arquitectónicos. Desde pequeños balcones hasta fachadas de rascacielos, su adaptabilidad los convierte en una opción viable para cualquier espacio, permitiendo que la biofilia se manifieste en lugares antes considerados inapropiados para la vegetación.

En conclusión, los jardines verticales representan una síntesis impresionante entre la estética, la funcionalidad y la conexión humana con la naturaleza. Al elevar la biofilia literalmente a nuevas alturas, estos jardines no solo son testigos del resurgimiento de nuestro amor innato por la naturaleza, sino que también se convierten en símbolos vivos de la coexistencia armoniosa entre lo construido y lo biológico en el mundo moderno.

biofilia

 

Importancia de la biofilia para el bienestar humano

La exposición a entornos naturales o elementos biofílicos ha demostrado reducir los niveles de estrés. La conexión con la naturaleza tiene un impacto positivo en el sistema nervioso, disminuyendo la frecuencia cardíaca y reduciendo la producción de hormonas del estrés.

La biofilia también está vinculada a mejoras en el enfoque y la productividad. La presencia de elementos naturales en entornos de trabajo o de estudio puede aumentar la concentración y la eficiencia cognitiva. Además, la naturaleza ha demostrado ser un estímulo poderoso para la creatividad. Los entornos biofílicos fomentan la resolución de problemas creativa y el pensamiento innovador.

La biofilia se ha asociado con la aceleración del proceso de curación en entornos de atención médica. La presencia de vistas naturales, jardines y luz natural contribuye a un entorno más propicio para la recuperación.

Finalmente, la biofilia también puede ser un facilitador de la conexión social. Espacios verdes y entornos naturales proporcionan lugares para encuentros comunitarios, promoviendo la interacción y el sentido de pertenencia.

 

Ignacio Solano, un apasionado por la naturaleza

El mejor ejemplo de una persona relacionada con la biofilia y amante de la naturaleza lo tenemos con Ignacio Solano, CEO y fundador de Paisajismo Urbano. Experto en interacciones biológicas dió vida a los ecosistemas verticales: Una nueva mirada a la jardinería vertical, que hasta el momento sólo había sido contemplada desde el prisma ornamental dejando a un lado sus necesidades biológicas. Su sistema de construcción y selección de especies son el resultado de años de observación y estudio de los procesos y simbiosis interespecíficos que existen entre la flora y la microfauna.

Ignacio Solano analizó los sistemas constructivos que existían y comenzó a percibir sus deficiencias. Decidió asumir la tarea de construir un sistema más completo que contemplara las necesidades biológicas del jardín, un sistema que realmente perdurara en el tiempo y que apenas necesitara mantenimiento: el ecosistema vertical.

«Un ecosistema vertical -explica Solano- se basa en la complejidad de todas las interacciones de la naturaleza en una pared: hongo-planta / planta-planta / hongo-bacteria / planta-hongo-bacteria … Si queremos perdurabilidad, no puede ser tratado simplemente desde el punto de vista ornamental, es esencial aplicar los conceptos de la biología».

Su pasión por la naturaleza le viene desde que era tan sólo un niño. Su admiración por los reptiles le llevó a estudiarlos en cautiverio y a valorar la complejidad de los microhábitats que creaba para ellos. Su vocación le llevó a graduarse en Biología y a hacer sus propias expediciones botánicas en las selvas de México, Brasil, Colombia, Madagascar, Argentina, Islas Reunión, Sumatra y Panamá.

El trabajo de Ignacio Solano ha sido valorado tanto nacional como internacionalmente. Ha participado en numerosos congresos y conferencias para hablar de la importancia de devolver la naturaleza a las ciudades y convertirlas en «ciudades con corazón verde». Su aportación como fundador de la empresa líder en construcción y diseño de jardines verticales es la de paliar la falta de espacios horizontales verdes con jardines capaces de envolver las fachadas de los edificios y contribuir a la mejora del medioambiente.

Su compromiso por transmitir la necesidad de devolver la naturaleza a las ciudades traspasa fronteras. A lo largo de los años ha impartido sus cursos de jardinería vertical profesional en distintos países Sudamérica así como en España. El mensaje de Solano como experto en ecosistemas verticales también ha tenido eco en distintos medios de comunicación. Uno de los ejemplos que lo recoge es la entrevista en el programa de TVE 2, Escala Humana en el que, junto con arquitectos y otros referentes de la bioconstrucción, habla del impacto que tene nuestra forma de vida en nuestro entorno y cómo podemos crear un futuro más prometedor con la Biofilia.

En conclusión, la biofilia representa la búsqueda innata de conexión con la naturaleza, una conexión que, en el mundo moderno, a menudo se ha visto relegada por la urbanización y la tecnología. Sin embargo, reconocer y fomentar la biofilia en nuestras vidas cotidianas puede conducir a una mejora significativa en nuestro bienestar emocional, mental y físico. Desde la incorporación de elementos naturales en el diseño arquitectónico hasta la simple práctica de pasear por un parque, la biofilia nos recuerda que somos parte de un mundo más grande y que nuestra relación con la naturaleza es esencial para una vida plena y equilibrada. 

Abrir chat
💬 ¿Necesitas ayuda?
Hola 👋 Somos Paisajismo Urbano 🌱, expertos en Jardines Verticales.
¿En qué podemos ayudarte?